...

miércoles, octubre 01, 2008

Hoy después de meses de no saber de él, me informan que nuevamente el cáncer se desarrolló y está hospitalizado.

Él me dejó de hablar tiempo atrás sin importar lo que significaba la amistad que teníamos, diciéndome que yo lo había ofendido y demás. Hoy me entero que está enfermo, por tercera vez, y sí, tengo corazón de pollo.

Corrí al hospital y aún tengo lágrimas en los ojos. Qué no nos hablemos no quiere decir que no me importa, yo no le dejé de hablar, yo sigo preocupada y aún con lo que pasó si me pidiera ser donadora de médula no dudaría en decirle que sí.

Pues sí, así soy yo y desgraciadamente, estoy bien entrenada en esto de hospitales, enfermedades y demás.

Volvemos a las andadas.

0 nostalgia(s) fueron abandonadas:

 
Entre la nostalgia y la melancolía - by Templates para novo blogger