de traiciones y pasiones...

jueves, agosto 02, 2007

Generalmente soy una persona que cuida mucho su vida privada. Si bien es cierto, una etapa de mi vida fue muy oscura y depresiva de ahí que muchos me identifican como muy melancólica o nostálgica. Mantengo a raya mis relaciones amorosas, sobre todo de mi familia, y mis amigos se enteran de ellas sólo cuando estoy segura de que es algo bueno (pocas veces lo han hecho.)

Contigo, lo tengo que reconocer, me equivoqué.
Pensé que serías una persona madura, pensé que a tus treinta y tres años serías lo suficientemente hábil para manejar esa doble vida, y que sabrías mantener lo que a ti y a mí nos unía.

Una vez mi abuela me dijo que no me metiera con personas que no tienen nada que perder, porque como no tienen a nadie ni a nada, no les es difícil traicionarse y traicionar a lo poco o mucho que les queda. Y te metiste conmigo, y yo no tengo nada qué perder.

Yo he vivido y me han vivido, he traicionado y me han traicionado, pero sobre todo, he traicionado mil veces todo lo que soy, y lo que tengo. He usado y he dejado, me he enamorado y me he entregado, pero sé cuando debo de dejar ir a la persona es definitivo.

Trataste de amarme y YO no me dejé, sabía que no eras para mí y mucho menos YO para ti. Te hiciste de una novia, y yo me alegré por ti, porque como la buena amante que soy sé que conmigo disfrutabas lo que con la “niña bien” no te daba. Lo único que te pedí es que no mintieras, que no lo ocultarás pues sabías que me gustan las situaciones adrenalinosas.

Pobre de ella, la compadezco. Sé que te ama y de verdad, pero tu eres tan ruín como yo, pero YO tengo el valor que a ti te falta, yo no miento, yo te hacía el amor y te miraba directo a los ojos, mientras tú los cerrabas, quizá para imaginar que yo era ella, que yo te daba y te hacía todo lo que ella jamás haría… no lo hará.

Pero sabes, soy una mujer completa y plena, y soy demasiado para ti. Amo, vivo y gozo, pero fui demasiado para ti o como diría ella “too much for one time” Y me fui tal como llegué a tu vida: de la nada y con nada. Jamás me tomé una foto contigo, ni te dejé que me las tomarás pues sabía que me iría así. Jamás te di una carta, ni una memoria que recordar. Acuérdate, cuando me estacioné en tu vida te lo advertí:
soy como el mar, me entrego con todo pero como llegué me iré, VIVIME.

Desgraciadamente jamás entendiste mi punto. Y ahora te lamentas….

2 nostalgia(s) fueron abandonadas:

Kurt C. dijo...

Uff que fuerte.

Suerte en la remodelación de tu cocina :)

Mahomedalid Ivan Pacheco Morelos dijo...

Me gusta :)

 
Entre la nostalgia y la melancolía - by Templates para novo blogger