miércoles, junio 27, 2007


Hoy decidí dejar el carro.
Desde hace tiempo me chocaba el tráfico de esta ciudad que cada día parece más un pueblo y que de cariño (mofa) le llamo pueblote, pues sepan ustedes queridos amigos que YO soy regia y no estoy nada contenta con esta ciudad.
Fue tan relajante dejar el automotor, el estres, los claxonazos y encerrarme en mi ipoc con mi paraguas y en mis pensamientos, que de pronto la nostalgia que me caracteriza se esfumo cómo las gotas que escurrían por la ventana del autobús. Y comencé a reirme, a reirme a carcajada abierta por que el tráfico estaba de la fregada, los carros se quedaban ahi por conchitas y cruz del sur y yo botada de la risa en el camión rojo de oVínculocho pesos.
Y fue entonces cuando decidí dejar el carro, lo siento por mis padres que se preocupan por que no sea asaltada, pero el carro se queda en casa de aquí en adelante.

Les dejo una foto de la laguna que atravecé en el mounstro rojo.



Por cierto, les dejo un link al blog de Kurt C. para que lean el post de hoy, que la verdad vale la pena y me convenció. :D

http://chicokc.blogspot.com/2007/06/vamos-bien.html

Saludos!

1 nostalgia(s) fueron abandonadas:

Kurt C. dijo...

Muchas gracias por tu mención, francamente es mejor no ir batallando con el tráfico, aunque debo decir que me encanta manejar, pero se ha vuelto una práctica imposible en esta ciudad. Le hemos apostado a un medio de transporte que nos paralizará.

 
Entre la nostalgia y la melancolía - by Templates para novo blogger