Grecia de mis amores...

jueves, mayo 31, 2007

El país es limpio y agradable. Las mujeres tienen paciencia y trabajan. En Grecia hay ruinas antiguas, pero no hay ruinas de la vida moderna —como en tantos otros sitios—. Son buenos campesinos y van tirando (En el mundo moderno no hay nadie que vaya tirando: van todos como alma que lleva el diablo, llenos de frenesí) En los cafés siempre hay grupos, hablando sin cesar. El vino es excelente. En esta tierra, las iglesias y los cafés están muy concurridos. Se ven muchas iglesias nuevas o restauradas. Tampoco parece que tengan mucha prisa en cambiar de religión. Los cafés están concurridos. Hablan. Cuando uno está seguro de tener un plato en la mesa, ¿qué va a hacer en la vida, mas que hablar? En la antigüedad, los griegos fueron un pueblo muy locuaz. Todo lo bueno y todo lo malo quizá les vino de hablar demasiado. Hoy todavía hablan. Quizá por eso tengo a veces la impresión de no haberme movido de casa. No es que el hecho sea muy habitual. De Atenas a Micenas —a la que llaman Mikínai— hay 232 kilómetros perfectamente numerados.

tomado de: Josep Pla. Grecia, Notas para principiantes escritas por un principiante.

0 nostalgia(s) fueron abandonadas:

 
Entre la nostalgia y la melancolía - by Templates para novo blogger